A la mañana siguiente

Dos amigos:
- Aquel borrachín de Pepe estaba anoche tan bebido que vendió la Estación Central
- ¡Eso es una locura!
- ¿Y quién se la compró?
- Yo, y lo peor es que se la pagué en efectivo

Escribir un comentario

Comparte tu comentario con la comunidad.

/* */